¿Interesado en ser casa de acogida?

Ser casa de es una labor muy necesaria. Muchos de nuestros pequeños han sido abandonados o quizás jamás han vivido en un hogar. Es una oportunidad única para ellos tanto de mejorar sus condiciones de vida, como de adaptarse al ritmo de una casa humana.

¿Qué implica ser casa de acogida?

Siendo casa de acogida solo tienes que hacerte cargo de la alimentación de tu nuevo amigo y de darle todo el cariño que le hace falta. Los gastos veterinarios corren de nuestra cuenta aunque si puedes ayudarnos, te lo agradeceríamos muchísimo.

¿Cuál es el proceso para ser casa de acogida?

  1. Descarga el cuestionario que hay en esta página, rellénalo y envíanoslo por correo electrónico a [email protected]  Así podremos conocerte mejor y saber un poco qué experiencia tienes.
  2. Después valoraremos el cuestionario, para ver si eres o no apto para tener un animal en casa.
  3. En el caso de que seas apto, concertaremos una visita a través de algún voluntario nuestro que viva en tu zona. El único fin de esta visita es conocerte un poquito más y saber dónde va a vivir el animal, además de informarte mejor de su carácter o solucionar algunas dudas que tengas y no hayamos podido resolver por e-mail. La cita es siempre concertada de forma que venga bien a ambas partes.
  4. Por último, se firma un contrato de acogida, que te mandamos vía email.
  5. ¡Y listo! El siguiente paso es buscar viaje en el caso de que no vivas cerca. Si vives cerca puedes venir tú mismo a recoger a tu nuevo amiguete.

Gracias por ofrecerte a ser casa de acogida y darle una oportunidad de conocer el calor de un hogar a uno de nuestros inquilinos.

Solo se podrán tener en acogida gatos y perros.